9 razones por las que rechazan tu solicitud de hipoteca.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Por Metros Cúbicos.

Cuando solicitas un crédito hipotecario a cualquier banco, éste analiza distintos factores personales y financieros para asegurarse de que cuentas con la solvencia necesaria.

Este proceso se lleva a cabo con base en la información que tú proporcionas y algunos documentos que te piden al inicio de la solicitud como comprobantes de ingresos y el reporte del buró de crédito.

Estas son las razones más frecuentes por las que un banco rechaza la solicitud de un crédito. Revísalas y si detectas que más de una te refleja, trabaja para mejorar tu situación financiera.

  1. Comprobación de ingresos. Puedes tener ingresos mensuales estables, pero si no puedes comprobarlos, será complicado que el banco te otorgue un crédito.

Son pocos los bancos que tienen la opción de aceptar trabajadores independientes, pues la mayoría te solicitará tus comprobantes de nómina de los últimos 6 meses.

  1. Nivel de ingresos. La mayoría de los bancos solicita un ingreso mínimo con el fin de asegurar que puedas soportar el pago mensual de la deuda. Generalmente piden que tus ingresos mensuales sean dos y hasta tres veces lo que pagarás por mensualmente por tu hipoteca.

Por ejemplo, para un crédito de $1,200,000 necesitas comprobar ingresos mensuales por 30,000 pesos aproximadamente.

  1. Antigüedad en tu casa y empleo. Debes demostrar una antigüedad mayor a 6 meses en tu domicilio y un año en tu empleo.
  2. Buró de Crédito. Este reporte es utilizado por los bancos para conocer qué tan pagador has sido con deudas anteriores y existentes; así como tu nivel de endeudamiento actual.
  3. Ingreso-deuda. Con base en los dos documentos anteriores, las instituciones financieras calculan qué porcentaje de tus ingresos es destinado a tus deudas. De esta manera saben si eres capaz de hacer frente a una deuda más. Es probable que te nieguen el crédito si tus deudas representan más del 45% de tu ingreso.
  4. Problemas legales con el inmueble. Algunas veces la casa o el terreno que planeas comprar esta intestado o no puede ser vendido por algún problema familiar entre los antiguos dueños. Esto perjudica la obtención de financiamiento, pues dado que el inmueble quedará como garantía mientras pagas el crédito, debe estar libre problemas testamentarios
  5. Deudas del inmueble. Se refieren al pago de diversos servicios como luz, gas, agua o predial. Procura que la casa esté al corriente con estos pagos pues el banco no va a aceptar en garantía una casa que tenga adeudos. Por otro lado, también es importante que la casa no se encuentre hipotecada o con algún otro gravamen.
  6. Inmueble inmatriculado: Esto significa que la propiedad no está escriturada o que no está correctamente dada de alta ante el Registro Público de la Propiedad. Los bancos no aceptan este tipo de inmuebles pues no pueden ejercer ningún derecho sobre el mismo, como adjudicarse la casa en caso de incumplimiento de pago.
  7. Enganche. Ninguna institución bancaria te prestará el 100% del valor del inmueble. La mayoría se limita al 80%, por lo que el porcentaje restante (enganche), deberás cubrirlo con recursos propios y demostrar al banco que cuentas con ese dinero.

Una alternativa viable

No te desanimes, si tu perfil personal o financiero es poco compatible para solicitar una hipoteca bancaria, tienes una alternativa con el esquema de autofinanciamiento. Es la forma más accesible para quienes buscan tener una casa propia, pero no cuentan con recursos suficientes para el enganche y contratar un crédito hipotecario.

Es necesario dar el primer pago, cubrir el costo de un seguro de vida y la cuota de inscripción. Si cuentas con algún enganche deberás aportarlo también.

Si al final descubriste que sí eres sujeto de crédito. Acércate a un Asesor SOC quien con gusto te orientará sobre el tipo de financiamiento que más te conviene.

Visítanos en www.socasesores.com

Síguenos en nuestras redes sociales:       

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *