Pese a que, en México, esquemas de ahorro como las tandas son muy populares, en realidad no existe la figura legal de contratos entre particulares específicamente relacionados con créditos revolventes.

De acuerdo con contactaabogado.com básicamente hay contratos mercantiles como tal, e incluso contratos civiles, y que estos últimos tienen una diferencia clara con los convenios. 

Un contrato civil, en toda la expresión de la palabra “es el acuerdo de dos o más personas, al igual que en el convenio».

Sin embargo, en el caso del contrato es el acuerdo de voluntades que se da para producir o transferir obligaciones y derechos”.

Contratos flexibles

A la vez, cuando hablamos de un crédito revolvente nos referimos a un tipo de préstamo flexible.

La persona que lo recibe, puede pagarlo mediante los lineamientos establecidos en un contrato. 

Con un crédito revolvente, se tiene la ventaja de que la cantidad que se va pagando, es la que vuelve a estar disponible para gastar cuando se necesite.

Si bien, en México no hay estadísticas ni cifras que nos permita dimensionar la importancia de los contratos revolventes entre particulares, estos involucran a dos personas físicas.

Pueden ser dos amigos, un padre y un hijo, entre dos primos, etcétera.

Alternativa crediticia

Los préstamos entre particulares pueden ser una buena alternativa para conseguir financiamiento y con ello tener liquidez para cubrir distintas necesidades. 

Por ejemplo, puedes pedir dinero a un familiar o a un conocido si necesitas financiarte rápidamente.

Esto, sobre todo, es factible si no quieres pagar intereses a una institución de crédito o si una entidad bancaria no te concede el préstamo.

¿Qué contiene un contrato de crédito revolvente entre particulares?

Las condiciones de este tipo de contrato revolvente entre particulares deben quedar escritas en un documento denominado contrato. 

Ahí tienen que dejarse claros los límites y las condiciones para que todas las partes conozcan sus obligaciones.

De esta forma, se evitarán atrasos o inconvenientes al momento de cubrir los adeudos.

El financiamiento puede ser sin intereses si así lo estipula y/o acepta el acreedor o acreedora.

O bien, pueden tener un costo o el  pago de intereses, dependiendo del acuerdo al que llegues con la persona que te presta el dinero.

En algunos países, hay que declarar el préstamo a Hacienda, pero en México no se tiene una norma o legislación clara sobre esto.

Seriedad en el acuerdo

Cuando se llega a un acuerdo de esta naturaleza, como en toda transacción monetaria se parte de una base de confianza.

Así que, cumplir lo acordado y/o estipulado es esencial para que todo salga en orden conforme a lo acordado.

En este tipo de contratos, a veces no es necesario que se presente documentación para demostrar que eres solvente; sin embargo, hacerlo fortalece cualquier convenio.

Para sumar puntos al contrato, nunca estará de más mostrar copias de tus últimos pagos de nómina o estados de cuenta donde se puedan ver tus ingresos reales.

Esto fortalecerá la confianza de la transacción y hablará de tu capacidad de pago.

Lo que es muy importante que tomes en cuenta es que, si vas a convenir un contrato revolvente con una persona de confianza, no significa que no tengas que devolver lo prestado. 

Al contrario, es como cuando recurres a un préstamo bancario, tienes que respetar las condiciones del contrato; de esta manera, podrás contar con una puerta abierta en caso de volver a requerir un financiamiento.

Ejemplo de un contrato de crédito revolvente entre particulares 

El contrato lo puedes redactar tú mismo y no es necesario formalizarlo ante notario. 

Sin embargo, es recomendable que contenga, al menos, la siguiente información:

  • Los datos personales del prestamista, es decir, de la persona que presta el dinero. Su nombre completo, su INE o identificación oficial y su dirección.
  • Los datos personales del prestatario, es decir, de la persona que recibe el dinero. Su nombre completo, su INE o identificación oficial y su dirección.
Conoce qué contiene un contrato de crédito revolvente entre particulares.
Te compartimos los puntos más importantes de un contrato de crédito revolvente entre particulares para que no los pierdas de vista.
  • El importe del préstamo, que es la cantidad del dinero que se recibirá.
  • El tipo de interés del crédito. En caso de que no tenga intereses, esto también debe quedar por escrito, evitando malentendidos o problemas en el futuro.
  • Otra cosa importante es que deben quedar estipuladas las comisiones y otros gastos derivados que hayas acordado pagar a tu familiar, amigo o conocido.
  • El plazo para devolver el dinero y el importe de los pagos. Puntualizar las cantidades a las que puedes acceder en cada cierto periodo de tiempo.
  • También, es importante indicar si será posible reembolsar el dinero antes de tiempo o si se podrá saldar la deuda en un plazo más largo que el original. Ambas cosas podrían darle flexibilidad al contrato vigente en caso de ser necesario.
    Encuentra más artículos sobre este tema y otros relativos a créditos y financiamientos en nuestro blog 👉 https://blog.socasesores.com/

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí