<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=183476852249331&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Cuál es la diferencia entre un crédito simple y uno revolvente?

Publicado por Carmen Castellanos el 18/05/20 06:52 PM
Carmen Castellanos

A lo largo de la vida de una empresa surgen diversas necesidades a cubrir, es por eso que las instituciones financieras han diversificado sus soluciones bancarias para ayudarles en su crecimiento y expansión, entre ellos destacan el crédito simple y el crédito revolvente, pero… ¿cuál es la diferencia entre los dos?

Ambos financiamientos tienen su propia personalidad, usos y momentos idóneos para ser utilizados. Ninguno es mejor que otro, simplemente sirven para cosas distintas dependiendo la necesidad empresarial.

El crédito simple es un crédito a largo plazo que se otorga a empresas del sector comercio, industria o servicios y puede ser destinado, por ejemplo, para la compra de activos fijos de tu empresa, para aumentar la capacidad de producción del negocio o para la construcción de una fábrica.

Handsome concentrated bearded waiter swiping credit card through the computer terminal in cafe

De acuerdo con la Condusef, hay distintos tipos de crédito simple:

  • Sin Garantía. Se dispone en una sola ocasión, tiene un plazo, monto y tasa determinado.
  • Con Garantía Hipotecaria. La garantía es un bien inmueble, puede ser una propiedad particular o un bien de la sociedad acreditada.

El crédito revolvente, cuenta con un monto disponible para usarse, el cual se determina en el momento en que se otorga (línea de crédito) y se puede disponer de él cuantas veces se requiera, conforme se hagan pagos parciales o totales. 

Dentro de los usos más comunes está el de Capital de Trabajo como compra de:

  • Activos fijos:
    • mobiliario
    • equipo de transporte
    • maquinaria
  • Mejorar el surtido y los inventarios
  • Ampliar o remodelar instalaciones
  • Cubrir pagos a empleados y proveedores.

En resumen: 

Crédito revolvente.

Crédito simple.

Usas tu línea de crédito las veces que lo requieras, conforme se hagan pagos parciales o totales y generalmente es a 12 meses.

Es un crédito que tiene un plazo entre 3 y 5 años largo plazo, con tasa fija y que puedes volver a solicitar una vez que se haya cubierto la deuda. 

 

Acércate a un Asesor SOC y obtén el crédito empresarial que tu negocio realmente necesita. 

*Con información de Condusef, HSBC y SOC Líderes en Asesoría Financiera.

Temas: Crédito empresarial, Crédito revolvente, Crédito simple

Suscríbete al blog de SOC Asesores

Últimas publicaciones