En esta oportunidad conoceremos algunos de los datos importantes del crédito hipotecario, como por ejemplo, saber cuánto te puede prestar una institución financiera para que puedas comprar una propiedad, cómo funciona y sus principales características. Despeja esas dudas a continuación.

¿Cómo funcionan los créditos hipotecarios?

Lo primero que hay que saber, es que son préstamos concedidos por un banco, son a largo plazo, y por el tiempo que duran, la propiedad que se quiera adquirir es la que queda como garantía, hasta que se liquide la deuda comprometida.

Estos financiamientos son una forma rápida y conveniente de hacerse de un patrimonio, pero es necesario conocer como es el proceso.

Los siguientes aspectos deben ser considerados con mucha atención:

  • Elegir el banco apropiado es de gran importancia, para esto se puede utilizar un comparador de crédito.
  • Realizar la solicitud del crédito hipotecario y llevar los documentos que sean requeridos.
  • Esperar el análisis y decisión de la entidad financiera, lo anterior puede demorar varias semanas.
  • Lograr la aprobación es un gran paso para un crédito seguro, después se debe avanzar con el avalúo.
  • Iniciar el proceso de escrituración, certificaciones, contrato, y comprobación de que el inmueble está libre de problemas y gravámenes.
  • Al finalizar, se realiza la compraventa de la propiedad y el banco la toma como garantía de pago, hasta completar la devolución del dinero otorgado en el crédito hipotecario.

¿Cuánto cubren los créditos hipotecarios?

No hay un porcentaje fijo, la cobertura puede variar dependiendo de los tipos de créditos hipotecarios y de la institución que los conceda.

Pero por lo regular cubren entre el 80 y el 95% del valor del inmueble, lo cual significa que el solicitante debe de cubrir desde un 5 al 20% de enganche para que se pueda efectuar la compra.

Debes considerar que mientras más alto sea la cantidad que aportas como pago inicial, los intereses y otros costos serán menores.

Ahora que sabes cómo funcionan los créditos hipotecarios, debes informarte de los requisitos y costos que deberás cumplir.

Dentro de estos, se encuentran pagar seguros, como el de vida y de daños, comisiones de apertura, de avalúo, honorarios de notario, entre otros.

Por eso es trascendental que te informes bien sobre cómo funcionan los créditos hipotecarios, los gastos adyacentes, y el CAT, que es una medida que estandariza lo que cuesta un financiamiento.

Es decir, que sirve para saber los costos totales que implica, y se expresa en términos porcentuales anuales.

¿Qué tipos de créditos hipotecarios existen?

Dependiendo de la institución, los tipos de crédito pueden variar, siendo algunos enfocados a pensionados, cónyuges, jóvenes; otros para remodelación, construcción o mejora de una propiedad.

Los créditos de adquisición y en general los créditos hipotecarios se pueden diferenciar principalmente entre los que tienen tasa de interés fija y tasa de interés variable.

La diferencia entre ambos tipos de tasas se detalla a continuación:

  • Tasa de interés fija:

Aquí el porcentaje de interés del crédito se mantiene igual por todo lo que dure, así que normalmente suele ser alto.

Sin embargo, garantiza que no le afectarán negativamente las fluctuaciones de la economía.

  • Tasa de interés variable:

En este caso el porcentaje varía anualmente, a veces a la baja y a veces al alta.

Dependiendo del índice determinado por Banxico, y el margen de referencia dispuesto por cada entidad financiera.

Como te puedes dar cuenta, la oferta es variada, por lo que obtener orientación profesional respecto a financiamientos de hipoteca es algo que te ayudará mucho, y en algunos casos no significará un costo adicional para obtener un crédito seguro.

En SOC pueden guiarte no solo en el proceso de solicitud de un crédito hipotecario, sino hasta que firmes tus escrituras, apoyándote sin costo alguno en la elección del financiamiento adecuado para ti.

Conoce este servicio y adquiere tu nuevo hogar con el plan que más se adapte a tus necesidades.