Si estás pensando en solicitar un crédito hipotecario es importante que identifiques la diferencia entre un garante y un coacreditado, ya que con esto podrás decidir en quién apoyarte al momento de solicitar este financiamiento ante una institución bancaria.

Aunque pueden tener relación al momento de solicitar un financiamiento para la adquisición de una vivienda o cualquier otro destino que se le dé al crédito hipotecario, tienen roles y responsabilidades diferentes.

¿Qué es un garante hipotecario? 

Un garante hipotecario, que también es conocido como aval o fiador, funge como una garantía adicional al préstamo que se está solicitando.
Tiene responsabilidad financiera porque asume el compromiso de pagar el préstamo hipotecario en su totalidad si el deudor principal no cumple con los pagos mensuales.
Además, la figura del garante hipotecario implica que otra persona, usualmente un familiar o amigo cercano, respalde financieramente en caso de no poder pagar el crédito.
Esta figura también es evaluada crediticiamente por la institución financiera para determinar su capacidad de cumplir con las obligaciones financieras en caso de ser necesario.

Respaldo financiero

La presencia de un garante hipotecario también es muy relevante para quien solicita un crédito hipotecario.

Le puede ayudar a que califiques con éxito para un crédito hipotecario que te interesa.

Esto será posible especialmente si su historial crediticio es fuerte.

El banco pide que se incluya a esta persona al momento de firmar el contrato para asegurar que su dinero esté de vuelta.

Responsabilidades de un garante

El garante es quien se obliga en los términos de un contrato de hipoteca a responder y sobre el adeudo en caso del incumplimiento.

Debe ser una persona que demuestre ingresos, sea mayor de edad y su historial crediticio debe ser excelente.

Este apoyo adicional provee seguridad para quien pide el préstamo y aumenta la probabilidad de aprobación del financiamiento. 

Es esencial que todas las partes involucradas entiendan completamente las implicaciones y obligaciones de esta figura antes de comprometerse.

Garante de crédito hipotecario
Garante de crédito hipotecario.
¿Qué es un coacreditado? 

Un coacreditado es una figura clave en los créditos hipotecarios. 
Comparte la responsabilidad financiera y legal del financiamiento con el titular del mismo. Ambos se comprometen a pagar el préstamo y cumplir con las obligaciones de manera conjunta.
El coacreditado también se convierte en un copropietario de la vivienda que se adquiere. Esto significa que ambos tienen derechos sobre la propiedad y pueden tomar decisiones relacionadas con la misma, como la venta o la refinanciación.

Evaluación crediticia conjunta.

Tanto el titular del préstamo como el coacreditado son evaluados por el prestamista en función de sus historiales crediticios y sus ingresos para determinar la elegibilidad y los términos del préstamo. 

La combinación de ingresos y calificaciones crediticias puede aumentar las posibilidades de obtener un préstamo hipotecario mayor.

Apoyo mutuo

La presencia de un coacreditado puede aumentar las posibilidades de calificar para un préstamo hipotecario, especialmente si uno de los solicitantes tiene un historial crediticio más débil. 

Además, compartir la responsabilidad financiera puede aliviar la carga económica de comprar una vivienda, es una gran idea al momento de construir un patrimonio.

¿Quiénes pueden ser coacreditados?

Pueden ser parejas casadas, parejas de hecho o incluso familiares que planean comprar una vivienda conjuntamente. 

La relación entre los coacreditados puede variar, pero todos comparten la responsabilidad del préstamo y la propiedad.

Esta figura es común en situaciones en las que dos o más personas desean comprar una vivienda y compartir tanto los beneficios como las responsabilidades financieras que ello conlleva.

¿Cuáles son las diferencias entre garante hipotecario y coacreditado? 

Tanto el garante hipotecario como el coacreditado son figuras relacionadas con la obtención de un préstamo hipotecario, pero tienen roles y responsabilidades diferentes.

En términos financieros, el garante hipotecario no está directamente obligado a pagar las mensualidades del crédito, sólo lo hará si el titular del financiamiento dejara de pagar la obligación adquirida con el banco.

El coacreditado, en cambio, tiene la misma responsabilidad que el titular del crédito respecto a los pagos que se deben realizar mensualmente. Ambos están obligados a saldar la deuda conjuntamente.

En cuanto a la propiedad, el garante hipotecario generalmente no tiene derechos de propiedad sobre la vivienda. Su función es garantizar el pago, pero no participa en el inmueble adquirido ni en la toma de decisiones sobre el mismo.

En cambio, el coacreditado es un copropietario de la vivienda. Tanto el titular del crédito como el coacreditado comparten derechos sobre la propiedad y pueden tomar decisiones conjuntas relacionadas con la misma.

Evaluación crediticia.

Tanto el garante hipotecario como el coacreditado deben tener un excelente desempeño crediticio ante el buró de crédito. 

En el caso del garante, su historial se evalúa para determinar su capacidad de respaldar financieramente al deudor principal en caso de incumplimiento.

Y el coacreditado como el titular del financiamiento tienen que tener esta valoración por separado para determinar la elegibilidad y los términos del crédito.

Relación entre las partes.

La relación entre el garante hipotecario y el solicitante del crédito principal puede variar, pero generalmente involucra una relación de confianza o parentesco, que van desde familiares directos hasta amistades muy cercanas.

El coacreditado suele ser un cónyuge, pareja o familiar cercano del titular, y ambos comparten no sólo la responsabilidad financiera, sino también la propiedad y la toma de decisiones sobre la misma.

¿Qué requisitos se piden para el garante hipotecario y el cocreditado? 

Los requisitos para ser un garante hipotecario y un coacreditado en un préstamo hipotecario en México pueden variar según la institución financiera y el tipo de crédito solicitado, pero en general, estos son los requisitos comunes:

Requisitos para el Garante Hipotecario.

  1. Buen desempeño crediticio registrado en el buró de crédito. 
  2. Solvencia Financiera para poder responder al impago en caso de que éste se suscite.
  3. Documentación personal como identificación oficial, comprobante de domicilio y, en algunos casos, estados de cuenta bancarios y comprobantes de ingresos, pero eso lo definirá cada institución financiera.
  4. Firma de Contrato, donde el garante deberá firmar un contrato de garantía hipotecaria en el que se compromete a cubrir los pagos del préstamo en caso de incumplimiento por parte del deudor principal.

Requisitos para el Coacreditado:

  • Al igual que el titular del crédito, el coacreditado debe pasar por una evaluación crediticia para determinar su solvencia y capacidad de pago. Se considera su historial crediticio y puntaje.
  • Debe demostrar ingresos suficientes para contribuir al pago de la hipoteca. Las instituciones financieras suelen requerir que los ingresos combinados del titular del préstamo y el coacreditado sean adecuados para cubrir las mensualidades.
  • Se requerirá documentación personal, incluyendo identificación oficial, comprobante de domicilio, estados de cuenta bancarios, comprobantes de ingresos y otros documentos financieros.
  • El coacreditado firma un contrato de préstamo hipotecario junto con el titular, compartiendo la responsabilidad financiera y los derechos de propiedad de la vivienda.

Es importante recordar que los requisitos específicos pueden variar entre las instituciones financieras y los tipos de préstamos. 
Descubre más de este tipo de información en nuestro blog.

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí