• Un seguro de vida es un producto financiero que sirve para brindarles tranquilidad a ti y a tu familia, por si llega a suceder un imprevisto, de modo que exista un respaldo económico para tus seres queridos ante posibles escenarios funestos.

Como la invalidez o fallecimiento, pero adicionalmente, puede ser útil en el caso de ciertas enfermedades.

Los seguros, en general, no son muy populares en el país, pues se estima que un bajo porcentaje de las personas cuentan con alguno, y según la AMIS (Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros), únicamente el 15% de la población trabajadora tiene un seguro de vida, porcentaje que nos muestra que los seguros de vida en México necesitan estar más insertos en nuestra cultura.

¿Qué es un seguro de vida?

Los seguros de vida se pueden considerar como productos financieros que permiten entregar una cantidad que fue asegurada a un beneficiario.

  • En caso de situaciones de invalidez, fallecimiento o supervivencia.
  • Cuando se cumplan las condiciones que fueron estipuladas en el seguro y la póliza se encuentre vigente.

Un seguro de vida se puede contratar por medio de agentes de seguros, o bien, acudiendo directamente a una entidad que ofrezca este servicio.

Donde se informa sobre cuánto cuesta un seguro de vida, el periodo de carencia del producto y el tipo de seguro.

La cobertura debe de ser personalizada, de acuerdo a las necesidades de cada solicitante, con la finalidad de que el resultante sea el mejor seguro de vida en su caso particular.

¿Qué enfermedades cubre un seguro de vida?

Más allá de la muerte o invalidez, pueden presentarse enfermedades permanentes o graves que le impidan al asegurado volver a trabajar o llevar una vida normal, en este caso igualmente se recibirá la cobertura de acuerdo con las condiciones que incluya la póliza.

Si bien podemos decir que no existe un consenso respecto al listado de dichas enfermedades.

Pues este, como muchos, es un aspecto que varía entre seguros de vida en México.

Las más frecuentes son:

  • Enfermedades terminales, que estarán determinadas por el asegurador.
  • Enfermedades degenerativas, como mal de Parkinson o Alzheimer.
  • Ataques cerebrales, como hemorragias, infartos y derrames.
  • Distintos tipos de cáncer, como el de mama o de próstata.
  • Riesgos coronarios, como son ataques al corazón o cirugía de bypass de arteria coronaria, y escenarios derivados de trasplantes o de cirugías cardiovasculares.

Igualmente, lo recomendable es que te informes con distintas aseguradoras acerca de cuáles enfermedades cubre en específico su producto o te acerques a un experto.

¿Para qué personas se recomienda uno de estos seguros?

Se sugiere que cualquier individuo entre 18 y 65 años, que sea el sostén de una familia y que sepa que existen gastos que recaerían en ella si él faltase.

Es importante evaluar cuánto cuesta un seguro de vida a tu medida y lo contrates solo después de revisar cada detalle.

De modo que si quedaras imposibilitado o fallecieras, quienes dependan de ti no pasen una situación tan difícil en cuanto a los recursos necesarios para el día a día.

Si este es tu caso, en SOC podemos ayudarte a obtener el mejor seguro de vida de acuerdo a tus necesidades y presupuesto.

Obtén tranquilidad y bríndasela a tus seres queridos para que el seguro que contrates represente un alivio.

Incluso en el caso de que deban tomar las riendas si sufres alguna de las enfermedades graves que sean cubiertas por tu póliza.