¿Vas a comprar casa? ¿Lo harás mediante un crédito hipotecario? Conoce la hipoteca variable, sus características y descubre si es lo que necesitas para comenzar a construir tu patrimonio.

¿Qué es una hipoteca variable? 

Una hipoteca variable es un financiamiento en el que la tasa de interés puede fluctuar a lo largo del tiempo en función del índice de referencia del mercado financiero mexicano. 

A diferencia de las hipotecas fijas, donde la tasa de interés se mantiene constante durante todo el plazo del crédito, en las hipotecas variables, la tasa de interés se ajusta periódicamente.

Esto último sucede generalmente cada seis meses o de manera anual, esto va a depender de tu contrato y de los cambios que se realicen en la tasa de referencia del Banco Central de México.

Ventajas de las hipotecas variables:

  1. Tasas iniciales más bajas. Las hipotecas variables suelen comenzar con tasas de interés más bajas en comparación con las hipotecas fijas, lo que puede hacer que los pagos iniciales sean más asequibles.
  2. Posibilidad de ahorro. Si las tasas de interés disminuyen, puedes beneficiarte de pagos mensuales más bajos y un potencial ahorro.
  3. Flexibilidad: Algunas hipotecas variables permiten pagos adicionales para reducir el capital, lo que puede ayudar a acortar el plazo del financiamiento.

Desventajas de las hipotecas variables en México:

  1. Incertidumbre en los pagos. Las tasas de interés fluctuantes pueden resultar en pagos mensuales impredecibles, lo que dificulta tu planificación financiera.
  2. Riesgo de aumentos en las tasas. Si las tasas de interés suben, los pagos también aumentan, lo que puede afectar negativamente la capacidad de pago.
  3. Posible costo adicional a largo plazo. Aunque las tasas iniciales son más bajas, si éstas aumentan considerablemente, el costo total del financiamiento puede superar al de una hipoteca fija.

Características de una hipoteca variable

Las hipotecas variables en México presentan diversas características. 

Destacan las siguientes:

  1. Tasas de interés ajustables. Se ajustan periódicamente, generalmente cada seis meses o anualmente, según las condiciones del mercado.
  2. Tasa de interés inicial atractiva. Las hipotecas variables ofrecen tasas de interés iniciales más bajas frente a las hipotecas fijas. Esto puede hacer que los pagos al comienzo sean más bajos y mucho más accesibles.
  3. Fluctuaciones en los pagos. Debido a la variabilidad de las tasas de interés, los pagos mensuales de una hipoteca variable pueden aumentar o disminuir a lo largo del tiempo. Debes estar preparado para enfrentar posibles aumentos si las tasas de interés suben.
  4. Términos y condiciones. Cada hipoteca variable tiene términos y condiciones específicos, que pueden incluir límites de ajuste, periodos de revisión de tasas de interés y cláusulas de protección al consumidor.

Diferencia con una hipoteca fija

La principal diferencia entre una hipoteca variable y una hipoteca fija radica en el tipo de tasa de interés que se aplica al crédito y cómo evoluciona a lo largo del tiempo.

Una hipoteca fija tiene una tasa de interés que no se modifica a lo largo de todo el plazo del préstamo. 

Si tú solicitaste un crédito hipotecario con tasa fija, conocerás desde el principio cuánto pagarás cada mes de tu financiamiento. 

Esto te proporciona estabilidad y la oportunidad de organizarte en tus pagos. 

Ahora, también toma en cuenta que las tasas de interés de las hipotecas fijas suelen ser más altas en comparación con las tasas iniciales de las hipotecas variables.

En el caso de una hipoteca variable, la tasa de interés se ajusta periódicamente según un índice de referencia del mercado. 

Las tasas iniciales se caracterizan por ser más bajas, lo que puede hacer que los pagos iniciales sean más accesibles. 

Sin embargo, estas tasas también se pueden modificar al alza o a la baja, conforme avanza el plazo del financiamiento, lo que implica cierta incertidumbre en el monto final que hay que pagar en la mensualidad.

¿Existe la hipoteca mixta?

La hipoteca mixta sí existe en México, pero no es muy común.

Este tipo de financiamiento combina características de la hipoteca fija y de la hipoteca variable.

El banco puede comenzar con una tasa de interés variable en tu financiamiento y conforme avance el plazo de tu financiamiento, echará a andar la tasa de interés variable.

Esto lo define cada institución financiera.

La hipoteca mixta puede ofrecer estabilidad y a posibilidad de tener un presupuesto definido en los primeros años del crédito, siempre y cuando comience con una tasa de interés fija.

Posteriormente, puede cambiar a una variable, que usualmente suele ser una tasa más baja.

Qué es una Hipoteca Variable y cómo saber si me conviene
Qué es una Hipoteca Variable y cómo sé si me conviene

Ventajas de las hipotecas mixtas:

  1. Estabilidad inicial. La parte fija de la tasa de interés proporciona estabilidad y previsibilidad en los pagos durante un período específico, generalmente de 3 a 10 años. Esto puede ayudar a presupuestar con confianza durante ese tiempo.
  2. Participación en beneficios de tasas bajas. Si las tasas de interés bajan durante el periodo fijo, puedes beneficiarte de pagos más bajos en ese tiempo.
  3. Reducción del riesgo. La parte fija te protege de aumentos inmediatos en las tasas de interés, lo que puede ser especialmente útil en momentos de incertidumbre económica.

Desventajas de las hipotecas mixtas:

  1. Tasas variables después del periodo fijo. Una vez que termina el periodo fijo, la tasa de interés se vuelve variable, lo que significa que los pagos pueden aumentar si las tasas suben.
  2. Posible costo adicional. Las hipotecas mixtas a menudo tienen tasas iniciales más altas que las hipotecas fijas, lo que resulta en pagos iniciales más altos.
  3. Menos flexibilidad que las hipotecas variables puras. No ofrecen la misma flexibilidad que una hipoteca variable desde el inicio, lo que podría no ser adecuado para aquellos que desean beneficiarse de tasas bajas de inmediato.

Consejos para elegir una hipoteca variable

Para elegir adecuadamente una hipoteca variable en México, se necesita estar bien informado e, idealmente acompañado de expertos para tomar la mejor decisión.

Te compartimos algunos factores y consejos a tomar en cuenta. 

1.-Evalúa.- Primero realiza un análisis exhaustivo de tu capacidad financiera. Considera tus ingresos, gastos y nivel de endeudamiento.  Asegúrate de poder afrontar posibles aumentos en tu pago mensual si las tasas de interés suben. 

2.-Tolerancia a riesgo. También, mide tu tolerancia al riesgo financiero. Las hipotecas variables conllevan incertidumbre en los costos mensuales, ya que las tasas de interés fluctúan.  Si estás dispuesto a asumir el riesgo y confías en que las tasas de interés no aumentarán significativamente, una hipoteca variable podría ser una opción para ti.

3.- Infórmate. Investiga y compara las ofertas de diferentes instituciones financieras en México. Examina las tasas de interés iniciales, los índices de referencia utilizados, los límites de ajuste, los periodos de revisión y cualquier cláusula de protección al consumidor. 

4.- Asesórate. Lo anterior se puede facilitar considerablemente con el apoyo de un especialista financiera, como lo es un Asesor SOC, quien además de asesorarte y ayudarte a comparar créditos, te acompañará durante todo el procesos, ingresará tus documentos y resolverá tus dudas en todo momento.

Conclusión

En resumen, al elegir una hipoteca variable en México, la clave es la planificación financiera, la comprensión de los riesgos y la investigación exhaustiva para tomar una decisión que se adapte a tus necesidades y circunstancias personales.

No olvides consultar a un asesor financiero experto para que tomes la mejor decisión en la elección de un crédito hipotecario.

Fuentes:

https://www.bankinter.com/blog/finanzas-personales/mejor-hipoteca-fija-variable

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí