Si tienes una pequeña o mediana empresa que buscas expandir, la opción ideal para lograrlo es con un crédito empresarial, de este modo contarás con capital inmediato para que puedas invertirlo en lo que tu negocio requiera, y así le des un impulso a su actividad y mejores la productividad.

Hasta finales del año pasado, se estimó que un 17.8% de empresas había solicitado nuevos créditos, versus un 76.3 % que simplemente decidió no hacerlo, y un 0.8% que lo consideró, pero abandonó la idea porque le terminó pareciendo una opción considerablemente cara.

Todo esto de acuerdo con cifras de Banxico.

Contar con un buen financiamiento es de gran importancia para el desarrollo y crecimiento de cualquier empresa.

Por lo mismo, es clave conocer más de los créditos a empresarios y considerar varias opciones.

Para que si una no favorece a tu negocio, puedas optar por otra que se adapte mejor a tus necesidades y posibilidades de pago. 

¿Qué es un crédito empresarial?

Los créditos a empresarios son aquellos productos financieros facilitados por instituciones bancarias.

En los que estas prestan cierta cantidad de dinero a un negocio, el cual puede pagar a plazos, con un interés determinado.

Debe de ser visto por la empresa como un apoyo para poder seguir desarrollando su actividad económica.

Por lo cual quien lo solicite debe tener muy claro qué es en lo que necesita invertir y cuánto dinero ocupará, para que no pida más dinero del requerido y exista así un endeudamiento que le resulte perjudicial.

Normalmente, este tipo de créditos pueden variar en los montos, plazos y las tasas de interés,

Por lo cual es fundamental evaluar diversas opciones y así contratar la que ofrezca mejores condiciones de acuerdo con las necesidades que se tengan. 

Precalificación de crédito seguro empresarial

Si ya te decidiste a impulsar tu negocio con un apoyo de este tipo, lo que sigue es el proceso de precalificación de crédito seguro empresarial.

La cual es una herramienta que sirve para determinar si una empresa es o no candidata a recibir financiamiento.

En este caso, debes llenar un formulario donde indiques cómo estás registrado, el nivel de ventas de tu empresa, el historial crediticio y de dónde eres.

Posteriormente, un profesional te contactará para orientarte, comenzar el proceso e indicarte a qué crédito empresarial puedes acceder.

Recomendaciones para obtener una calificación idónea

Aquí no necesitas realmente más que cumplir con los requisitos que la institución financiera solicite, y aunque pueden variar de una a otra.

Por lo general, para que te sea otorgado uno de los créditos a favor de la empresa, lo que se pide es lo siguiente:

  • Que tu negocio sea formal y pueda comprobar su actividad.
  • Debe contar con cierta antigüedad y tener un buen historial crediticio.
  • Generar ingresos suficientes para cubrir el crédito que sea solicitado.
  • Debes tener a mano la documentación legal y fiscal de tu empresa en caso de que lo requiera la institución bancaria.

Si cuentas con lo necesario, definitivamente este financiamiento es una gran opción para hacer crecer tu negocio, y para tu mayor tranquilidad, los expertos de SOC pueden ayudarte a elegir el mejor crédito para ti, solo completa la precalificación, y en poco tiempo ya estarás encaminado a recibir el apoyo.