La amortización de un crédito es el pago gradual del capital y los intereses de un financiamiento recibido, es decir, la tasa de interés simple. Aquí te contamos de qué se trata y por qué es importante.

Este proceso, a través del cual una persona cubre un financiamiento que incluye sus respectivos intereses, es fundamental, porque te permite organizarte para hacer frente a tu nueva obligación financiera de una manera manejable, organizada y asequible.

También, es esencial para planificar y no afectar tus finanzas personales.

Dentro de la amortización de crédito, se encuentra la tasa de interés simple y se aplica sólo sobre el capital inicial o principal recibido como préstamo o financiamiento.

Por lo tanto, la cantidad de intereses que se generen en cada periodo será siempre la misma y no toma en cuenta el interés generado en periodos anteriores.

Amortización de crédito
La amortización del crédito hipotecario se refiere al pago que mes a mes disminuye la deuda.

¿Qué es la tabla amortización?

Una tabla de amortización es una herramienta financiera que muestra el desglose de los pagos de un crédito durante el plazo acordado con la institución financiera elegida.

Se usa comúnmente en créditos de largo plazo, tal y como hipotecas, para automóviles o empresariales.

Muestra, por ejemplo, a cuánto asciende el pago a capital, así como de los intereses del financiamiento de manera mensual.

Esta tabla es un detalle de:

  • El número de pagos a realizar. Se trata de la cantidad de pagos que se han realizado y los que están pendientes a lo largo de todo el crédito.
  • Saldo pendiente o insoluto. Es el monto del adeudo sin incluir los intereses del financiamiento.
  • Intereses. Es la cantidad o monto que pagarás por el financiamiento recibido.
  • Impuestos. El del IVA (Impuesto sobre el Valor Agregado) que se realiza sobre el interés ordinario.
  • Pagos a capital. La cantidad que se cubre mensualmente y que disminuye el saldo insoluto.
  • Pagos a capital más Intereses. Es el pago sin incluir el correspondiente a los seguros y las comisiones.
  • Mensualidad total. Muestra la cantidad que se pagará al banco en número de días.
  • Pagos anticipados. Son los pagos que se pueden destinar para la reducción del plazo o mensualidad del financiamiento.

La tabla de amortización se usa comúnmente en crédito de largo plazo como una  hipoteca, para adquirir un automóvil o un crédito empresarial.

¿Cómo calcular la tasa de interés simple?

Calcular la tasa de interés simple es importante porque:

Permite conocer el costo real del financiamiento recibido en donde la tasa de interés simple muestra la cantidad a pagar por un préstamo.

Con lo anterior se podrá conocer el costo real de la operación financiera.

Ayuda a comparar diferentes opciones de financiamiento. Calcular la tasa de interés simple permite comparar las opciones de crédito en el mercado.

Facilita la planeación financiera. Al conocer la tasa de interés simple, puedes planificar la cantidad de pagos a realizar.

La fórmula para calcular la tasa de interés simple es:

Tasa de interés simple = (Interés / Capital) x (100 / Tiempo)

Donde:

  • Interés: es la cantidad de dinero que se paga por el préstamo o inversión.
  • Capital: es la cantidad de dinero que se presta o invierte.
  • Tiempo: es la duración del préstamo o la inversión, expresado en años.

Para aplicar la fórmula, se deben seguir los siguientes pasos:

  • Determinar el valor del interés.
  • Determinar el valor del capital.
  • Determinar el tiempo en años.
Conoce y analiza la amortización de crédito
Conoce y analiza la amortización de crédito.

Tasa de interés simple vs fija

La tasa de interés es un costo que se aplica al dinero que se presta o se invierte y puede ser expresada de dos maneras: como tasa de interés simple o como tasa de interés fija.

Tasa de interés simple se aplica únicamente sobre el capital inicial o principal financiado. Por lo tanto, la cantidad de intereses que se generan en cada periodo es siempre la misma y no se toma en cuenta el interés generado en periodos anteriores.

Tasa de interés fija, ésta se mantiene constante durante todo el plazo del crédito, es decir, no va a cambiar nunca, aunque el mercado financiero o la economía en general estén experimentando cambios de manera continua.

Así que, la principal diferencia entre la tasa de interés simple y la tasa de interés fija es que la primera se calcula únicamente sobre el capital inicial, mientras que la segunda se mantiene constante durante todo el plazo del crédito.

¿Vas a comprar casa y requieres un financiamiento?

Acércate a SOC Líderes en Asesoría Financiera e identifica el que más te conviene. Un asesor te ayudará a tomar la mejor decisión acorde con tu perfil y necesidades.

Además recibirás acompañamiento de principio a fin en todo el proceso.

Visita socasesores.com

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí