Proteger la salud es una de las cosas más importantes para cualquier persona, hay que estar prevenidos siempre ante sucesos desafortunados, mismos que de no tener la previsión adecuada, pueden significar un serio desbalance en la economía de las familias, por lo cual considerar el contratar un seguro de gastos médicos mayores, es una buena opción.

Un bajo porcentaje de los mexicanos cuenta con un seguro de gastos médicos, sin embargo, hay razones por lo que esta es una de las mejores inversiones.

Un seguro de gastos médicos mayores, ¿qué cubre?

Si quieres recibir la mejor atención posible en instituciones privadas, lo ideal es optar por un seguro de gastos médicos mayores. Este tipo de seguros puede llegar a cubrir prácticamente cualquier desembolso que tenga que hacerse para preservar la salud. 

Lo más común que abarca son las hospitalizaciones, operaciones, estudios, análisis, partos, compra de medicamentos, el costo de consultas, los honorarios de los doctores.

También cubre servicios como oxígeno, suero, uso de ambulancia, lo adecuado para realizar transfusiones de sangre, equipo para recuperación y terapia después de accidentes.

Si se necesitan tratamientos derivados de cualquier intervención, accidente o enfermedad, medicina preventiva o atención en el embarazo, este tipo de seguro se hace cargo.

Estos aspectos forman parte de la cobertura básica, sin embargo, existe la cobertura adicional, y abarca servicios y escenarios extra.

Requisitos y cómo aplica el seguro de gastos médicos mayores

Busca las opciones de seguro de gastos médicos mayores que más te resulten atractivas y toma nota de lo que ofrecen las instituciones.

En primer lugar, tendrás que saber qué paquete contratarás; llenar una solicitud; contar con una identificación oficial; comprobante de domicilio, y tu RFC. De cualquier modo, infórmate bien con la aseguradora, para que sepas si se te va a requerir algo más.

Aspectos a considerar

Hay algunos factores que son parte de cómo aplica el seguro de gastos médicos mayores, que debes tener presentes.

  • Averigua cómo se cubrirán los gastos, ya sea que la aseguradora se encargue directamente de los costos, o que tú pagues y luego se te reembolse.
  • Otro elemento a tener en cuenta, es el deducible, el cual es la cantidad fija que deberás pagar en caso de hacer uso del seguro; ve de cuánto es, si puede variar y cómo afectaría al costo de la póliza. Junto con esto, checa el coaseguro, algo que igualmente paga el asegurado si sucede algo, pero no es fijo, sino que es un porcentaje del monto total final de gastos.
  • Elige un nivel hospitalario adecuado, pues de acuerdo a tu póliza tendrás diferentes opciones para ser atendido. Elige la suma asegurada y si aplicará de manera anual o por enfermedad.
  • Por último, revisa la cantidad destinada a honorarios quirúrgicos y si quieres agregar algo de cobertura adicional.

Esta es una decisión relevante para tu bienestar y el de tu familia. Si vas a contratar seguro de gastos médicos mayores y quieres saber cuál es la mejor opción para ti, los asesores de SOC pueden ayudarte a elegir la mejor alternativa de acuerdo con tus necesidades y capacidad de pago.