Comprar una casa es de los más grandes objetivos de vida que una persona puede tener, es por eso que las opciones para que cualquiera pueda alcanzar esta meta son amplias, y una de ellas es el crédito hipotecario sin enganche.

¿Qué es un crédito hipotecario?

Un crédito hipotecario es un préstamo que alguna entidad financiera o gubernamental le otorga a alguien, con un plazo flexible de pago para que pueda adquirir un hogar, construirlo desde cero, o remodelarlo.

En tanto el crédito es liquidado, la entidad que lo haya otorgado se “queda” con la propiedad adquirida, como garantía, es decir que queda hipotecada, de ahí el nombre de este tipo de préstamos.

Características de un crédito hipotecario

Entre lo que caracteriza a este tipo de créditos, están los plazos, que son largos, por lo general entre 5 a 20 años, con cuotas que se pagan de forma mensual. Se requiere también de comprobar ingresos suficientes para poder cubrir la deuda al momento de solicitarlo.

Estos préstamos conllevan a su vez algunos otros gastos subyacentes que son necesarios, como de originación, notariales, de registro de propiedad y, aunque no se acostumbran mucho en el país, de seguros para el hogar, ante los distintos inconvenientes que pudieran llegar a suceder.

Como se mencionó, en tanto dura el proceso crediticio la propiedad queda “en prenda”, es por eso que al finalizar el pago del crédito se emite el Certificado de Libertad de Gravamen, para validar que ya no se adeuda nada, y, por lo tanto, que la casa ya no está hipotecada.

Como extra dentro de las características de un crédito hipotecario, es recomendable tener una cantidad ahorrada de inicio, aunque, como veremos a continuación, no es absolutamente necesaria.

¿Cómo se puede obtener un crédito hipotecario sin enganche?

La vía para hacer esto posible es mediante una institución financiera, pues los bancos, aunque no posibilitan tal cual un crédito sin enganche, sí pueden llegar a prestar hasta 95% del valor de la propiedad, y el 5% restante lo puedes cubrir con el saldo de la subcuenta de vivienda, siempre y cuando solicites el financiamiento en conjunto con Infonavit o Fovissste.

El cofinanciamiento es de gran ayuda, pues se juntan tres montos para ayudarte a alcanzar tu objetivo: el del organismo público, el de la banca, y el que tengas ahorrado en tu subcuenta. 

Este sistema, como puedes ver, es la opción a considerar si por cualquier motivo no cuentas con el capital suficiente para cubrir la cantidad inicial, lo cual es ya una ventaja, pero hay otras que también se deben considerar de este tipo de crédito sin enganche.

¿Cuáles son las ventajas del crédito hipotecario en esas condiciones? 

Entre las ventajas del crédito hipotecario en esta modalidad, está que el banco que otorga el financiamiento puede darte plazos cómodos y tasas de interés que no afecten tu economía. 

También al tener acceso a tu subcuenta, y con la mayor parte del monto cubierto, puedes usar ese dinero para los gastos subyacentes mencionados arriba.

Asimismo, está el hecho de poder trasladar toda la deuda al banco para mayor comodidad, dar pagos anticipados sin problema, y contar con seguro de desempleo.

Ahora ya lo sabes, si quieres comprar tu casa no hay obstáculos para hacerlo. No obstante, siempre es importante que te asesores con expertos, como los de SOC, para obtener la mayor tranquilidad y los mejores planes de financiamiento.