Si cuentas con una empresa es normal que necesites capital para echar a andar diversos proyectos y hacerla crecer, razón por la cual puedes acceder a variados planes de crédito empresarial con la finalidad de lograr estos objetivos, así que conoce de qué va esta opción.

¿Qué es un crédito empresarial?

Los créditos para empresas son básicamente préstamos que concede la banca a los negocios para que estos puedan desarrollarse, agilizar procesos y optimizar sus operaciones.

Significan un financiamiento para solventar los gastos generados a causa de los nuevos planes que tengan dichos negocios para su beneficio, y son muy comunes.

Beneficios y características 

Estos tipos de créditos para empresas normalmente son procesados de manera ágil, y tienen una amplia versatilidad en cuanto a los plazos y las tasas de interés, aportando de este modo exclusividad en cada financiamiento, junto con comodidad en los pagos.

Tipos de créditos para empresas

Una vez en claro lo que es un crédito empresarial, vamos a ver a continuación las diferentes formas que puede tener este tipo de financiamiento.

  • Crédito anticipo: basándose en el historial de ventas realizadas con tarjetas de los bancos, este financiamiento se otorga inmediatamente, con un monto que se anticipa a las ventas que van a suceder en el futuro. Lo que puedes obtener con este crédito es una cantidad que refleje desde 15 días, hasta un mes y medio de dichas ventas. El modo de pagarlo es ir abonando conforme las ventas reales vayan sucediendo, y puedes utilizarlo libremente para lo que requiera tu empresa. 
  • Crédito PyME simple: orientado principalmente al desarrollo de las nuevas empresas, este financiamiento está pensado para pagarse en un plazo de tres a cinco años. Si tu negocio tiene 12 meses de antigüedad, es suficiente para obtener el crédito simple y con él modernizar el equipo, remodelar, o aumentar el capital de trabajo.
  • Crédito PyME revolvente: es un financiamiento inmediato y flexible en cuanto a la cantidad de la que puedes disponer; se te autoriza cierto monto, pero tu empresa decide si usarlo todo o únicamente una parte, y lo mejor es que los intereses se ajustan exclusivamente al capital que se usa.
  • Crédito arrendamiento: está enfocado en equipar a las empresas con bienes para que sean mucho más productivas. Si quieres modernizar tu negocio y llevarlo al siguiente nivel de competitividad, esta es la opción para ti. Al igual que con el crédito simple y revolvente, por lo general, tu empresa debe tener solamente 1 año de antigüedad para ser candidata a este financiamiento.

Es recomendable para cualquier modalidad, contar con un buen historial crediticio, sin embargo, en caso de que no sea así, no te preocupes, siempre hay opciones que se ajustan.

Ya conoces los servicios referentes a los créditos empresariales, ahora descubre por qué SOC Asesores es la mejor opción: cuenta con más de una decena de alternativas de financiamiento, con un servicio justamente en el sitio donde se ubique tu empresa, planeado justo a la medida de cada negocio, sin exponer información sensible, y sin costo alguno. Expande los horizontes de tu empresa, con un buen capital.