Diciembre es uno de los meses más esperados, ya que es la temporada en donde podemos disfrutar con nuestros seres amados al compartir tiempo de calidad y recibir algún obsequio, entre esos, el aguinaldo.

Para quienes no están muy familiarizados con el término, el aguinaldo es una remuneración económica que desde 1970 es de carácter obligatorio para los jefes principales o las empresas en México.

Con la entrega del aguinaldo en el mes de diciembre, pensamos en invertir en nuestro patrimonio.

Así que, no importa el tamaño de la bonificación que recibas, piensa muy bien la manera en cómo puedes invertir ese dinero y que te sea útil a corto o mediano plazo.

Tu aguinaldo puede convertirse en una fuente importante de inversión, por ejemplo, para comprar una casa. ¿Te gustaría saber cómo invertirlo de manera inteligente?

1. Utilízalo para el enganche

Ya sea que empieces a ahorrar con el aguinaldo o bien, que ya tengas ahorrado una cantidad considerable de dinero para la cuota inicial y así aumentar esa suma. Lo ideal es que aumentes ese porcentaje para así disminuir tus cuotas mensuales y obtener mejores condiciones de crédito.

2. Invierte en los gastos iniciales

El gasto inicial consta del 20% del valor total del inmueble, por lo que, el aguinaldo te ayudará a cubrir este pago. Algunos de estos gastos son el avalúo, la comisión por apertura del crédito, seguros, entre otros trámites. Estos gastos pueden convertirse en una cantidad significativa de dinero con la que posiblemente no cuentes.

3. Pagar las mensualidades por adelantado

Es una buena idea dar algunos pagos por adelantado para terminar de cubrir la deuda antes de lo previsto, los cuales se abonan directamente a capital, reduciendo el monto de la deuda y, en consecuencia, también reduces la cantidad de intereses que debes pagar. 

4. Cubre los impuestos y gastos de escrituración

Aprovecha tu aguinaldo para cubrir los gastos de escrituración y pagar algunos impuestos que, como futuro propietario de una vivienda, tendrás que hacer. Esto puede ayudarte a cubrirlos  total o parcialmente, ya que los impuestos son muy importantes para no tener problemas más adelante.

5. Costear algún imprevisto

Pueden existir algunas situaciones imprevistas que no estén contempladas en el presupuesto, como por ejemplo, hacer reparaciones a la vivienda, los gastos de la mudanza, etc. Tu aguinaldo puede ser tu salvavidas para esas ocasiones.

6. Destínalo para gastos finales

Aún cuando ya seas propietario de tu casa, seguramente habrá cambios que quieras realizar a tu nuevo hogar antes de habitarlo, así que, utilizarlo para este propósito es una buena alternativa.

En SOC Líderes en Asesoría Financiera, queremos que tu sueño de tener casa propia se haga realidad, con nuestro comparador hipotecario obtendrás el mejor crédito hipotecario que más te convenga. ¡Conócelo!

DEJA TU COMENTARIO

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí